Nosotros

La tradición y la pasión al servicio del mejor ibérico.

La historia de Dehesa Almariego empieza cinco décadas atrás

Es una historia de devoción por el arte de la producción del cerdo ibérico. Una historia de pasión por un medio incomparable: la dehesa salmantina.

Un bosque hermoso y hospitalario que nutre con sus bellotas y pastos a las piaras de cerdos ibéricos que rondan libremente por su entorno. Animales que se mueven continuamente entre árboles monumentales y hierba verde, desarrollando su musculatura y favoreciendo el apreciado veteado de sus carnes.

La historia de Dehesa Almariego es la historia de la búsqueda constante de la perfección

La historia de Dehesa Almariego es la historia de Almariego.

Un espacio mágico en el corazón de la dehesa Salmantina. Un ecosistema único, cuyo protagonista es nuestro encinar centenario bañado por el río Águeda. Donde también apostamos por la vaca de Raza Sayaguesa en peligro de extinción, una de las raza más antiguas de Europa y autóctona de la Península Ibérica.

Un bosque singular que ha sido sustento para nuestros animales y para nuestra familia desde hace ya muchos años.